¿Y ahora qué?

Te despiertas como cada mañana pero no es un día como los demás.
Miras a tu alrededor  y todo está envuelto por un halo gris. Parpadeas casi por inercia pero tus ojos no ven nada a pesar de estar paseando la mirada entre los rincones de la casa, que es simplemente eso…una casa y no un hogar.
 
Tu cuerpo está en calma, apenas percibes la respiración, incluso llegas a dudar  de si eres un fantasma o si  aún sigues viva. El sorbo  abrasivo del café te confirma que aún estas viva. Entonces… ¿por qué me siento invisible y vacía?
 
Este escenario no es para el que yo había ensayado con tanto tesón e ilusión. Me siento perdida en un lugar al que he llegado siguiendo un camino marcado. Ese es el problema, no decidí entre los desvíos que me encontré por el camino pensando que el marcado era el correcto. Ni siquiera baraje la posibilidad de que alguno de esos desvíos que me parecían interesantes me pudiera conducir a ese destino soñado. No, continúe por el camino señalado, sin dar oportunidad  a otro planteamiento. y que paradoja, ni siquiera llegue al destino soñado. El camino marcado me condujo hasta su destino y no al mio.
 
¿Y ahora qué? encerrada en un castillo de oro. Vagando entre mis recuerdos y lamentos por dejar desvanecer mis sueños y conformarme con vivir parte de los sueños de los demás.
¿Y los míos? ¿Dónde quedaron? ¿En qué parte del camino me olvide  de ellos?
¿Y ahora qué? me siento agotada, no es fácil vivir sin ilusión, mi corazón cada día late con más desilusión. Mis sueños eran su combustible y llevo mucho tiempo en reserva.
El tic tac del reloj me aleja cada vez más del punto del camino en el que me deje mis sueños.
 
¿Y ahora qué?
 
¿Qué ahora qué?  En efecto hoy no es un día como los demás, hoy toca ahogar ese tic tac y retroceder en el tiempo hasta recoger mis sueños , esos que están en una parte de ese camino marcado , solo tengo que retroceder para ir a recuperarlos y a la vuelta caminaré libre, por donde yo quiera.  Decidiré el camino que más me apetezca, aun sin saber si  resultará más largo o con más baches, no importa, será el que YO elija  y eso es lo único importante.
 

 

Adiós castillo de oro, me voy a por combustible para mi corazón, la reserva no dura mucho y no quiero seguir corriendo el riesgo de quedarme sin una sola gota de ilusión. 
 
Y esta vez intentaré llegar a mi destino soñado pero si no llego,  quien sabe en que destino me quede…supongo que me parare en varios durante el camino, descansare en ellos y cuando al fin descubra mi escenario , me quedaré en él.
Empezaré por disfrutar de mi aventura , que para eso es mía , no tengo prisa por llegar , hay un paraje espectacular por descubrir….
Todaia no hay Comentarios

Escribir Comentario

Su direccion de E-mail no sera publicada.