Cuando yo no esté…




Esta noche tuve un sueño cuanto menos raro y frió. No lo voy a editar porque prefiero no teñir de tristeza esta entrada. Pero lo que si que es cierto es que a raíz de ese mal sueño he pasado un día con una sensación extraña que me ha acompañado hasta ponerme a escribir esta entrada ,   la cual he sentido la necesidad de escribir. 
Sin lugar a duda, esta entrada va dedicada a toda mi gente .
  A esas personas que cada día caminan junto a mi en este viaje llamado vida. 
A esas personas que cuando lean esta entrada sea hoy , mañana o dentro de unos años , se sentirán parte de ella por su relación conmigo.
A esas personas que me reconoceran en cada frase. 
Y en definitiva a esas personas que siempre pensaran en mi al ver un gato o al tomarse una taza de café entre otras cosas…..
A vosotr@s…..

Cuando yo no esté…
Recuerda que siempre amanece un nuevo día por muy oscura que sea la noche en la que no consigues conciliar el sueño.
No te olvides de sonreír porque cometerás un error.
Sigue soñando y persigue a tus sueños hasta alcanzarlos.
No pierdas el tiempo pensando en que ya no estoy aquí porque estaré en cada una de tus sonrisas que esboces al recordarme.
No dejes que los pensamientos oscuros nublen tu  corazón.
Vive cada día con la ilusión de un niño
Disfruta de cada pequeño detalle que te ofrece la vida, algún día te darás cuenta de que los grandes tesoros primero fueron pequeños detalles.
Cuida con mimo y un amor incondicional  a quienes te cuidan, pues ellos serán tus compañeros de viaje como lo he sido yo.
Realiza una lista con las cosas más importantes para ti y que la felicidad sea quien encabece la lista.
No derrames ni una sola lagrima de tristeza  por mi ausencia, honra mi memoria con sonrisas e ilusión.
No pierdas el tiempo en tonterías. El reloj se para sin avisar.
No te asocies con don orgullo y con don egoísmo pues te sentirás solo en todo momento.
Recuerda que VIVIR y OLVIDAR no son la misma cosa. Vive tu vida a tu manera, de la forma en la que te haga feliz, sin preguntar a nadie y sin remordimientos ni miedos por ser feliz.
Disfruta de cada noche estrellada y de la magia que esta regala.
Deja que la primavera y el verano sean tus aliadas cuando lleguen. Contágiate de su alegría.
Vive la navidad como cuando éramos niños. No te pares a mirar a las ausencias…disfruta de la luz de esos días, imprégnate de esa magia.
Recuérdame de vez en cuando en alguna de nuestras anécdotas y cuando me necesites llámame desde tu corazón, que yo te susurrare entre sueños.
Acuérdate de todo lo que aprendimos juntos y trata de transmitirlo a los demás.
Y si….lo hiciste genial conmigo durante nuestro camino, no te atormentes con pensamientos que no conducen a nada. No intentes fustigarte con  los posibles roces o desacuerdos que pudimos tener varias veces…es la vida. Sé que me querías y lo seguirás haciendo como yo a ti. Así que…..ale….sin perder el tiempo…CONTINÚA TU CAMINO y vete llenando la mochila con recuerdos bonitos, mucha  ilusión, sueños y una eterna sonrisa.
Nos vemos, pero no tengas prisa 😉

 

Maria
3 Comentarios

Escribir Comentario

Su direccion de E-mail no sera publicada.